LA

PROBLEMÁTICA

Según estadísticas nacionales, para el 2016 un total de 437.500 niños vivían en hogares de crianza temporal. Aproximadamente 2000 de éstos residen aquí en el Condado de Miami-Dade y deben afrontar obstáculos enromes. Éstas son algunas de las estadísticas más alarmantes de la población:

 

  • Una vez que ingresan al sistema de crianza temporal, en promedio viven en al menos 3 hogares temporales
  • Durante su estancia en están el hogares de crianza temporal 65% de los jóvenes asisten a al menos 7 escuelas.
  • 50% de los niños que viven en el sistema de crianza temporal sufren de enfermedades crónicas.
  • El 70% de los niños ingresan al sistema junto a sus hermanos pero con frecuencia son separados perdiendo rasgos característicos de su vida cotidiana.

En el  paso a la mayoría de edad y la adultez éstos jóvenes se enfrentan a nuevas barreras y dificultades para cubrir sus necesidades básicas. Mientras que la mayoría de los jóvenes cuentan con padres que los apoyan y los ayudan a superar retos, éstos no cuentan con el apoyo necesario y con frecuencia abandonan la escuela, no se incorporan al mercado laboral, salen embarazados precozmente, viven en situación de calle o son víctimas de trata humana. Las estadísticas confirman que:

 

  • 1 de cada 5 vivirá en situación de calle
  • 1 de cada 3 vivirá por debajo de la línea de pobreza
  • 1 de cada 4 será encarcelado en los dos primeros años
  • 1 de cada 4 será diagnosticado con estrés post traumático (PTSD)
  • 3 de cada 4 jóvenes saldrán embarazadas antes de cumplir los 21 años
  • Por cada joven que sale del sistema de crianza temporal al cumplir la mayoría de edad, los contribuyentes y la comunidad debe pagar en promedio $300.000 para cubrir costos de asistencia pública, reclusión y otros gastos comunitarios.